domingo, novembro 22, 2009

Bienvenido

Tengo a veces la ingenua sensación de estar escribiendo a alguien... pero siempre me escribo a mi, siempre es a mi a quién primero quiero llegar:


Justo cuando empezó el frío,
cuando largos abrigos empezaron a esconderme,
me dio por mirarme... y te encontré.

¡Bienvenido a esta casa y suerte en el camino!
Discúlpame los hábitos adquiridos
y los miedos mediocres,
el pasado demasiado largo
y este primer desahogo, no refinado.

Es que no tengo consejos para darte,
ni verdades a transmitir...
yo empecé hace poco a vivir y todo lo que sé es buscar.

¿Qué te puedo decir?...

Que merece la pena este mar,
que en mi barco tendrás tu sitio,
y que siempre, siempre, podrás remar.

quarta-feira, novembro 04, 2009

Te amaré

Aunque el mar desaparezca
y el cielo se vuelva verde,
aunque las muertes no se lloren
y las cartas no tengan dirección,
aunque la hojas no caigan
y los peces no floten,
aunque los días no pasen,
y la luna la toquemos,
aunque los ojos no vean
y los pies no caminen,
aunque el mundo ya no esté loco
y mis poemas se pierdan,
o el viento sople bajo tierra
y no te conozca mi mente…
Aun así te amaré.

Aunque el amor se haya perdido
en las frases de nuestro tiempo,
al sabor de besos dados
por monstruos bonitos que se odian sin saber.

National Geographic POD